Imprimir

VERSION IMPRESION

Actividades de ocio

Es el resultado de una segmentación absurda del tiempo dentro del universo del trabajo. La historia demuestra que la interpretación del tiempo creo una ordenanza artificial donde prima la autoridad y obediencia. Ese tiempo abstracto no solamente sirve para medir la productividad sino que además para medir el consumo. De esta forma se puede afirmar que el tiempo libre de un individuo es un tiempo destinado al consumo, a las actividades de ocio.

En este sistema el ocio es un medio de control, que no se basa en lo físico, sino que en lo mental. Es una forma de poder que se implanta como entretenimiento, con el objetivo de conseguir escapar a la rutina del sistema. Evitando de esta manera las frustraciones, miserias, y la rebelión de las personas. Este escape entendido como ocio permite gobernar mejor a la ciudadanía. El ciudadano no crea el ocio es el ocio quien crea al ciudadano. Con las actividades de esparcimiento el sistema establece un poder que le permite divertir al rebaño y desistirlo de necesidades propias.

Formas de manipulación

  • La imagen: Se puede manipular el consumo a partir de imágenes que intentan vender lo “correcto” para un tiempo concreto. Las imágenes son habitualmente falsas y subjetivas, fácilmente uno puede entender que no existe valor en lo que manifiesta.
  • La moda: es una forma muy efectiva de manipulación. Hoy por hoy, la moda esta marcada por apariencias ficticias, y por espectáculos y movimientos artísticos que manipulan al individuo, a tal punto que termina viviendo reprimido en un espejismo cultural.

Actividades de ocio = preparación para el trabajo

Es en gran medida el ocio el tiempo en el que se recuperara del trabajo, para olvidarse efímeramente de la rutina cotidiana. La gran diferencia entre el trabajo y el ocio, es que las horas de trabajo se pagan por consecuencia de la producción, mientras que el tiempo libre no es remunerado, no se le paga al trabajador por recuperar energías.
¿Cómo divertirse?
Como y cuando debe entretenerse la persona lo determina el poder. No es uno mismo quien resuelve el tiempo y el espacio en donde vivir la vida. El cansancio y el aburrimiento solamente se sanan comprando momentos, para así evadir lo negativo, y conseguir la “felicidad”. Este deseo es irresponsable y muchas veces favorece al propio poder.

TodoelOcio.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<